Ciutat de Vacances

Título: Ciutdat de Vacances / Palma
Lugar: Museo Es Baluard, Palma, Mallorca.

 

EDEN

Formato: Exposicion
Lugar: Galeria Maior
Año: 2018
Antecedentes
El proyecto general, titulado Edén surge de un trabajo de investigación que comienza en 2016 en torno al turismo y su impacto en la sociedad Española. A través de dos residencias en el centre Art Santa Mónica (Barcelona) y el museo Es Baluard (Palma de Mallorca) exploro dos territorios saturados por el fenómeno del turismo. Barcelona como espacio de impacto y Mallorca como pionero de las estrategias del atractivo sector turístico.
En Palma de Mallorca seguí el itinerario de la historia de los Hoteles míticos de la isla así como los lugares de referencia paisajística, retomando los pasos de los pintores de principios de siglo y los fotógrafos de finales. En mi deambulación también pasé por los nuevos iconos del turismo de actualidad como las azoteas de moda o los Spas temáticos.
Exposición en Maior
Souvenirs es una propuesta con obras realizadas específicamente para la galería y que recoge diferentes elementos del proyecto Edén sobe soportes variables, los relatos del universo turístico. Por un lado como recuerdos, vividos en el ritual de la imagen fotográfica y por el otro como memoria histórica integrada en los códigos del imaginario colectivo que son re-actualizados una y otra vez por sus protagonistas cada año.
La muestra se concibe como una instalación que hace conversar conceptos con objetos. En la sala dialogan, escultura con imagen pasando por formatos híbridos como el cartel publicitario donde léxico y luz se unen en una estrategia reclamo visual, descontextualizado.
La luz es la protagonista oculta de todo el proyecto, que surge y se adapta a cada uno de los formatos. La experiencia lumínica aparece en diferentes formas dentro del marco de percepción del ocio. Un elemento que permite traducir las sensaciones del viaje en un relato poético.
Como diría Martin Paar, el turismo es solo uno de los muchos indicadores del proceso de globalización del mundo contemporáneo.
Imaginario
Lo real es aquello tan crudo que no podemos digerir. Por eso nos conformamos con las copias de lo real, sus dobles, esas imágenes que cocinan y hacen digestiva la realidad. Clement Rosset
El imaginario turístico se compone de las múltiples representaciones que habitan entre la memoria de lo ya vivido en los periodos vacacionales propios, y el deseo latente de explorar nuevas experiencias. El mito bíblico de los jardines del Edén ha jugado un papel esencial, en la creación de espacios de libertad y placer, en el desarrollo de los lugares vacacionales. El crucero, la piscina, el parque temático, la suite, la isla desierta…
Existe una relación que vincula las primeras representaciones pictóricas del paisaje Mallorquín con las imágenes coloreadas de la tarjeta postal de los años 70. La misma que lleva al turista a retratarse en el faro de Trafalgar y que comparte en las redes de manera inmediata.
La fotografía juega un papel fundamental en la captación de la luz y la composición del paisaje. Sea el horizonte, la puesta de sol o el contraluz del acantilado, la intención de apropiarse de la belleza del paisaje pone al turista en activo como un testigo único del relato vacacional.
La dimensión simbólica del acto fotográfico integra al sujeto en gesto atemporal, que invita al continuo ritual mágico de verse reflejado infinitamente, en los contextos por los que transita. El turista se encuentra en un momento de iluminación, al igual que en los antiguas peregrinaciones religiosas, aunque en apariencia pueda no ser evidente. Una iluminación física en la playa, simbólica en el museo y carnal en la discoteca.
Procesos
Siendo la imagen fotográfica el vehículo de esta investigación, he procurado en todo el proceso, desarticular los elementos internos que construyen los pilares de ésta. Así he llegado a la conclusión que la experiencia de la luz, acoge por igual al momento de vivirla, tanto como al momento de representarla. En esta paradoja la cámara de fotos se convierte en herramienta para percibir de manera mas intensa los estímulos que componemos en la imagen. Al mismo tiempo, cuando el objetivo apunta al foco de luz, la imagen en contraluz reduce los volúmenes a siluetas inmateriales.
Es por ello que las imágenes que he fotografiado en un principio, han sido transformadas a diferentes formatos durante las pruebas de la primera etapa. Primero en formato video, haciendo una versión de diaporama donde los fundidos y transiciones obedecían a una estética audiovisual. Y después en formato diapositiva sobre acetato para acentuar la materia lumínica y de color. La diapositiva, además de estar integrada en un momento singular de la historia de la fotografía, implica una carga emocional en su manera de ser compartida en el entorno doméstico. Expresa el momento donde la experiencia fotográfica se ofrecía por primera vez al gran público y por ello tiene a su vez ese carácter cercano y de experimentación. Todo el dispositivo que implica la proyección de la luz, articula una manera más poética de entender la imagen en el cine. En la propia experiencia del público el cuerpo que invade el halo de proyección también se desmaterializa convertido en sombra sobre la pared.
En definitiva he sintetizado las imágenes en una relación de luz, color, blanco/negro y tema representado. Así la composición final de la obra, revela al turista como un icono atemporal que se ve bañado por las bandas cromáticas dominantes del paisaje, sobre un fondo negro que juega el papel del olvido de la memoria en el tiempo. Este efecto de contraste provoca además una impresión psicodélica y surrealista en la imagen que se funde en la oscuridad. La intención es la de re-crear la situación mental de las imágenes turísticas en el cerebro.
Conclusión
Creo que es de vital importancia reconocer el rol de la imagen en el desarrollo turístico para comprender el ciclo ritual en el que participamos en los viajes de placer. Desde el punto de vista del Anfitrión, y para el contexto social que vive la isla, el conocimiento de esta dimensión simbólica puede ser la clave para elegir como modelar el aspecto de su oferta turística. Proponiendo una imagen sutil del imaginario propio, quizás podamos transformar la experiencia estética individual y vincularla con procesos culturales al contexto local donde ocurre.
Y es por ello que considero que el proyecto Edén puede catalizar esa mirada interna, en un acto de consciencia iconográfica, que se construye para después proyectarse hacia el exterior.

SAFARI

 

Santa Mónica

Título: Ciudat de vacances
Lugar: Centre d’interpretacio del turismo, Arts Santa Monica, Barcelona

Venecia

Título: Ciutdat de Vacances / Venecia
Lugar: Palazio Grimani, Venecia, Italia.

Koldo Mitxelena

Comisario Ramón Esparza

Obras de Juan Aizpitarte, Sergio Belinchón, Gianni Berengo-Gardin, Philip Brink & Marieke van der Velde, Eduardo Chibás, Derwald, Ilja Kok & Willem Timmers, Rogelio López Cuenca, Antoni Muntadas, Andrés Nagel, Andreas Pichler, Ambroise Tézenas, Corinne Vionnet, Massimo Vitali y Dougie Wallace.

La muestra pretende iniciar desde el arte y la cultura una reflexión, advirtiendo de los costes y amenazas que conlleva un turismo de masas y orientado exclusivamente al corto plazo, apelando a un turismo responsable y a su dimensión cultural y humana.

Es una reflexión de los límites del turismo, ya que más allá de su valor económico tiene que ver con el conocimiento y reconocimiento de los destinos con sus recursos culturales y de todo tipo y es una ocasión para pensar en esos límites y pensar qué queremos ser y que queremos no ser”,

En esta exposición planteamos una serie de reflexiones sobre el turismo contemporáneo, su incidencia sobre las ciudades o lugares que lo atraen y, al mismo tiempo, su influencia sobre nosotros mismos, en tanto individuos que, por unos días, todos los años, nos convertimos en lo que el resto del año detestamos: turistas.